top of page

¿DEBO DALRE UN CHUPETE A MI BEBÉ AL NACER?

Existe la falsa creencia, incluso la presión por parte de algunos familiares, de que nuestro bebé necesita un chupete para calmarse o dormirse. Sin embargo, hay que saber que esto no es, en ningún caso, necesario. Es más, si ofrecemos el chupete de forma temprana, puede causar complicaciones en la lactancia materna y el bebé puede tener problemas para mamar del pecho de forma efectiva. Esto sucede por un fenómeno conocido como síndrome de confusión tetina-pezón.


El síndrome de confusión tetina-pezón es un término que se refiere a la dificultad que tienen los bebés para alternar entre la lactancia materna y el uso de chupetes o biberones. Cuando se introduce demasiado pronto el chupete o el biberón, el bebé puede experimentar una confusión en cuanto a la forma de succionar, lo que puede afectar su capacidad para amamantar de manera efectiva.


¿Por qué ocurre esto?


Esto ocurre porque la forma de succionar un pezón no tiene nada que ver con la forma de succionar un biberón o un chupete.

En la lactancia materna, el bebé debe ajustar su boca a la forma del pecho y aplicar una succión de vacío que desencadena la liberación de la leche. La succión del pezón también es intermitente y variable, lo que ayuda a estimular la producción de leche materna y garantiza una ingesta adecuada por parte del bebé.


Por otro lado, la succión en un biberón es más simple y directa. La tetina del biberón es mucho más firme y rígida que el pezón, lo que significa que el bebé no necesita aplicar tanta presión para extraer la leche. Esto no quiere decir que sea una succión más fácil, sino que el movimiento que tiene que hacer el bebé con su boquita es totalmente diferente: cuando toman del biberón deben anteponer la lengua para frenar el flujo de leche que les cae y evitar, así, atragantarse.


Teniendo esto en cuenta, podemos entender por qué el bebé va a tener esta confusión: el bebé recién nacido tiene poca fuerza en la boquita por lo que le cuesta mucho más obtener la leche del pezón de mamá que del biberón. Los movimientos que hacen para extraer la leche del pecho son muy complejos y “desaprenden” cómo se hacen.



Por último, la succión de un chupete es lo que se conoce como “succión no nutritiva”, es decir, no alimentará al bebé. La succión en el pezón es mucho más compleja que la succión en un chupete. El bebé no necesita ajustar su boca a la forma del pecho, ya que la forma del chupete es siempre la misma. La succión en un chupete también es más constante y uniforme. El uso temprano y abusivo de los chupetes puede dar lugar a que el bebé olvide cómo es la succión en el pecho materno.


¿Cómo se si mi bebé tiene confusión tetina-pezón?


Suelen comenzar mostrando alguna dificultad para agarrarse al pecho de la mami: les cuesta localizar el pecho, mueven la boca de un lado a otro sobre el pezón, parece que la succión les resulta costosa…


Un bebé que tiene confusión se suele mostrar inquieto a la hora de mamar, hace ruidos durante la toma, se mueve mucho en el pecho, no se muestra relajado y da tirones en el pezón.


Si la confusión avanza, comenzará a no querer mamar y rechazar el pecho, incluso de forma agresiva.


En resumen, el síndrome de confusión tetina-pezón puede ser una complicación que afecta a la lactancia materna. Es importante evitar la introducción temprana de chupetes y biberones, y si se hace necesario su uso, introducirlos una vez la lactancia materna esté asentada. Es importante elegir aquellos que tengan una forma similar a la del pezón y asegurarse de que el bebé se adapte correctamente a su uso. Siempre es recomendable buscar la asesoría de un profesional de la salud, como un pediatra o un especialista en lactancia materna, para obtener orientación sobre el uso adecuado de chupetes y biberones.

Σχόλια


bottom of page